Y Machu Picchu

  

Le escribía a una amiga acerca de estas fotos de Machu Picchu que cuelgo ahora:

<<"Había dos destinos deseados en mi vida, por pura mitología personal. Uno era éste, el otro el lago Titicaca. Y llegué, no sin dificultades“.

Machu Picchu me decepcionó un poco, lo vi sin contenido, aislado de un mundo circundante en plena ebullición. Un ejemplo, por Aguas Calientes (el pequeño pueblo donde dormí la noche antes de llegar a estas cumbres), el día antes de que llegara, se pasaron los desgraciados, por no decir hijos de puta, de Sendero Luminoso que lo único que sabían era sembrar las más profundas tinieblas. Hicieron una de sus carnicerías habituales (con esto no quiero ni por asombro justificar las masacres del ejercito, policía, guardia civil y paras gubernamentales, que eran por el estilo o peores -otros cabrones-).

Por esto cuando me encontré allí, en sitio tan majestuoso, tan grandioso, tan monumental, en aquellas ruinas, lo percibí vacío, carente de sentido, sumido en la irrealidad de un pasado atravesado de intemporalidad, en definitiva, definitivamente muerto…”>>

Esta sensación tiene mucho que ver con lo sentido durante todo el tiempo de este viaje, algo que se palpa y respira por doquier, esto es: La gran putada que le hicimos a un montón de pueblos y gentes, lo que fue un genocidio sin parangón en la historia. Me refiero a lo que cometió Europa en el gran mundo americano. Reduciendo más, lo que hizo Castilla en lo que dieron en llamar el Nuevo Mundo que, claro, no tenía nada de “Nuevo“.

Y las consecuencias están ahí, ya que en su grandiosa extensión Los Andes, sus cumbres y altiplanos, están habitados por los descendientes de aquellos que sobrevivieron a la masacre y exterminio. Las consecuencias, pues, se prolongan a nuestros días.

No me refiero solo al genocidio físico, también al cultural, los dos igual de sangrantes y actuales.

A pueblos enteros se les quitó sin piedad su cultura y a cambio no se les permitió alcanzar la nueva que traían sus conquistadores. Si acaso solo se les dio acceso a las parcelas culturales útiles para ser explotados, para su sometimiento, léase la religión católica como ejemplo mas importante.

En fin, así llegamos a nuestros días. Por eso el vacío que sentí ante ela monumental Machu Picchu y sus piedras.

Si os interesa este tema, recomiendo las obras de Eduardo Galeano: "Las venas abiertas de América Latina" y su trilogía "Memorias del fuego".

Ahora leo sobre este lugar, Machu Picchu, como sucede con El Cabo Polonio, tiene, debido al turismo, su existencia intemporal en serio peligro. Lo que no deja de ser otro tipo de agresión y conquista, en este caso del capital que domina este negocio y la gran masa de energúmenos que mueve el mismo.

 

 

http://www.angelfire.com/art/incas/direc.htm

http://www.naya.org.ar/peru/machupic.htm

http://www.caminandosinrumbo.com/peru/machu/index.htm

http://www.machupicchu.perucultural.org.pe/presentacion.htm

http://www.aventurarse.com/turismo/machupicchu.html

http://www.caretas.com.pe/Main.asp?T=3082&S=&id=12&idE=715&idSTo=0&idA=25172

http://iblnews.com/story.php?id=24155

http://www.infoperu.com/pics/mapi/mapimagic.jpg

http://www.clarin.com/diario/2007/03/09/um/m-01377133.htm

http://sp.rian.ru/onlinenews/20070317/62034696.html

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Viajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s