Cuando es posible volar como mariposa, pero picar como abeja

Cuando es posible volar como mariposa, pero picar como abeja

El trompazo a la dignidad de Cassius fue respondido con otro mayor, la medalla salió del cuello del campeón para estrellarse en el fondo del río Ohio y desde allí jamás vio la superficie absurda de una tierra xenófoba y repugnante.

 
Ingrid Storgen (Para Kaos en la Red) [20.11.2007 15:22]

Mohammed "The Greatest"

La corona de la colonialista España, a partir de la pésima representación con que cuenta y que causara un revuelo en la prensa internacional, sobre todo en la que llamamos “contra información”, acaba de recibir un KO que la dejara trastabillando y muy mal posicionada a partir de la participación en la Cumbre Iberoamericana del rey Juan Carlos Borbón y Borbón, como gusta que lo llamen, quien olvidó las pautas protocolares que le habrán impartido durante horas interminables, pero que no acabaron de ser bien interpretadas por el rey que resultó comparable a un matón de barrio bajo, cuando espetó un ¿por qué no te callas?

Imperativo que fue de lo más desagradable porque el destinatario de esa imposición era nada más ni nada menos que un jefe de Estado, el Comandante Chávez, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, legitimado por su pueblo y por los pueblos hermanos que luchan contra toda agresión colonialista.

Título democrático con el cual no cuenta, ni de broma, don Juan Carlos.

Y como a todo matón alguna vez se le cae la estantería que lo sostiene, sobre todo si carece de aval popular, la reacción a la intemperancia de este monarca nos hizo revivir por un momento el tremendo KO que el más grande boxeador contemporáneo aplicara sobre la humanidad de otro, en una pelea que se anunció como Cassius Clay vs Sonny “el Oso Feo” Liston, aquel histórico 25 de mayo de 1965, cuando nadie apostaba un céntimo a favor del primero por ser Liston hombre “temible y respetado”, caracterizado por sus golpes muy potentes y a quien Cassius le rompiera el ego de un piñazo certero, bajándole la soberbia, al engreído, igual que en América Latina se le bajó al monarca español en estos días.

Y quién era ese “negro atrevido”, que como a todo negro muchos catalogaran como “negro de mierda”, que no sólo se contentaba con asegurar lo evidente: I am the greatest (soy el más grande), sino que hasta era capaz de bromear sobre su falta de cultura en un país donde ésta era para pocos y siempre y cuando no fueran negros, diciendo: “dije que soy el más grande, no el más inteligente” frase con la cual no estamos de acuerdo ya que Cassius demostró ser mucho más inteligente que muchos inteligentes de ayer y de hoy en el país del norte y aledaños.

Cuando terminó la escuela secundaria comenzó su carrera pugilística ganando el torneo de Campeones de Chicago, el Campeonato Nacional de los Guantes de Oro y el título de la Unión Atletas Amateurs.

En 1960 también logró la medalla de Oro en los juegos Olímpicos de Roma, pero muy triste fue su regreso a la patria cuando un golpe mucho más cruel hirió su corazón a partir de la negativa, en un restaurante de Louisville, de permitirle una cena por una sola razón: era negro…

El trompazo a la dignidad de Cassius fue respondido con otro mayor, la medalla salió del cuello del campeón para estrellarse en el fondo del río Ohio y desde allí jamás vio la superficie absurda de una tierra xenófoba y repugnante.

Pero como cuando de hipocresía se trata y sobre todo de mantener un extraordinario rédito económico a partir del cinismo, USA, como su sigla lo indica, usa y a pesar del rechazo a la negritud de la “superior” raza blanca, el negrito debía continuar inflando las arcas del país, representaba un excelente negocio,sin sospechar pese a la “evolución intelectual” que algunos le atribuyen a los blancos, que el negrito no dejaría de aplicar devastadores KO no solo a los contrincantes sino también a la sociedad pacata gringa.

Un consorcio de empresarios blancos le hizo firmar un contrato mientras se relamían imaginando la reproducción monetaria que obtendrían a partir de la firma negra…

A fines de 1960 logró su primera victoria como profesional en una pelea muy puntual, que lo enfrentaba con el contrincante que además era parte del estado gringo, el jefe de policía de Fayetteville, West en Virginia, Tunney Hunsaker, quien al 6° round pudo salvar su anatomía de los golpe derribantes y nockeantes del negrito que parecía tener una roca en sus puños y en su cerebro.

La calidad técnica superó la efectividad de quien era muy bravo con uniforme pero en cueros y short se convirtió en perdedor por puntos y a la mierda con el policía…

Destino similar al que corrió el rey en Latinoamérica…

Cada pelea de Cassius se convertía en un espectáculo especial dentro del ámbito boxístico, ya que era común escuchar su auto presentación: “soy hermoso, soy el más grande, con puños fuertes y corazón blando…” lo cual le valió el mote de engreído, soberbio, fanfarrón.

  Desafiante hasta del poder del Estado gringo, combatiente no solo en el ring sino en la vida, luego de grandes victorias con también grandes púgiles, Cassius deja de ser Cassius cuando se convierte en musulmán, para pasar a ser Muhammed Alí, cuya traducción al castellano sería “Digno de respeto”.

Martin Luther King estaba sacudiendo las conciencias del mundo encaminando su lucha por los reconocimientos vulnerados de los negros, hartos de discriminación y desprecios.La raza estaba defendiendo sus derechos atropellados durante tantos años, grandes expresiones libertarias se desarrollaban en una tierra asolada por el odio visceral hacia la raza negra y también se levantaba el Harlem bajo el liderazgo de Malcom X.

La Asociación Mundial de Boxeo, en “purísimas” manos blancas consideraba que Alí era un “pésimo ejemplo para las juventudes del mundo”, por lo tanto no podía realizarse la anunciada revancha con Liston, argumentando que quien tenía licencia para boxear era Cassius no Muhammed.

La pelea se hizo de todas maneras y no sabemos si fue Cassius o Mohammed, o si al fin era lo mismo, Lister cae en el primer round para descorazonamiento de muchos, no faltó quienes dijeran que Alí no lo había llegado a golpear…

Ya era demasiado, “el más grande”, el “digno de respeto” estaba excediendo las “buenas normas y conceptos norteamericanos”, en la propia patria del Orden y Progreso.

No obstante para el campeón no era suficiente, la verdadera lucha no había comenzado hasta que llega el KO final, el más grande, el que lo elevaría como hombre ante su decisión irrevocable de no participar en la absurda Guerra de Vietnam.

Negativa tan contundente que recorrió el mundo,había que “bajar” la “soberbia” de quien se negaba a participar en un genocidio que no habían programado los pueblos, Alí lo explicaba claramente con versos que cantaban estrofas de gloria y respeto: síganme preguntando, no importa cuanto sobre la guerra de Vietnam, que yo les canto con el Viet Cong yo no estaré peleando…

Y llegó el KO que consagraría el triunfo humano de este hombre polémico, pero sin ninguna duda “the greatest” (el más grande) deportivamente hablando. La prensa “blanca” con su hipocresía no podía aceptar la evidencia de la declaración de Alí cuando manteniendo su moral altísima dejó perplejos a los guerreristas: “Ningún Viet Cong me llamó negro”.

Había que sacarle el título, escarmentar a ese “negro” desafiante que se enfrentaba a puño y a lengua cuando hacía falta y dentro de la boca pútrida de la bestia.

A principios de mayo del ’67 un juzgado de hombres blancos, por supuesto, lo condenó por desertor, el juez Ingraham aplicó la máxima sentencia de 5 años de prisión y diez mil dólares de multa, además de la imposibilidad para salir del país, la quita de su pasaporte y la prohibición de boxear en USA.

Alí, quien de lo que estaba desertando era de la apuesta a la muerte que los gringos estaban ejecutando en Viet Nam, del horror que caía sobre ese pueblo a partir de toneladas de NAPALM y el terrible Agente Naranja, comenzó a dar conferencias en las universidades yanquis, siguió apelando contra su condena injusta hasta que logró que la Corte fallara en su favor, aunque no porque hayan sido vulnerados sus derechos, sino porque descubrieron que el FBI había realizado escuchas ilegales en el teléfono de su domicilio.

Nuevo KO del campeón contra la aberración y la xenofobia, quien volviera al ring acompañado por una gran representación de la comunidad negra entre la que se encontraban: la esposa de Luther King, Sydney Piotier, Jesse Jackson, colaborador de Martin Luther King, las Supremes y otros referentes que representaban la reivindicación de la negritud y el repudio a la degeneración de la xenofobia gringa.

Un nuevo desafío se presentó en la vida de un hombre que defendió sus principios a puñetazos, deportiva como humanamente hablando.

En 1990, poco tiempo antes de la cruel guerra del golfo, Alí fue a hablar con Saddam Hussein para negociar la liberación de rehenes, también logró esa victoria humana y 15 hombres vieron la libertad gracias a su intervención.

Muhammed Alí, quien tuvo la gracia de “volar como una mariposa y picar como una abeja”, continúa aplicando su KO hoy al infortunio, tratando de sobrevivir a la cruel enfermedad de Parkinson que lo afecta tal vez como secuela de los golpes recibidos durante su trayectoria.

Alí, despreciado como fue en sus inicios como boxeador anda por el mundo realizando obras filantrópicas, asestándole duros golpes también a la desidia y demostrando que se puede pelear por la igualdad de todas las razas y creencias y haciendo lo que otros deberían hacer pero no hacen. Dona hospitales, asilos de ancianos judíos, iglesias católicas, colegios y millones de dólares ganados a fuerza de puño y desprecios.

Alí es uno de los símbolos vivos entre tantos que luchan denodadamente contra la crueldad de un imperio asesino que comienza USAndo a sus propios hijos para luego seguir su marcha de odios y atropellos contra todos los pueblos del mundo y hasta con el propio que de toda guerra vio llegar bolsas negras de lo que poco tiempo antes, habían sido soldados.

Ojalá que la antorcha que cargara el campeón abriendo los Juegos Olímpicos de 1996, haya sido el símbolo del fuego que subyace en las conciencias de los que hoy son utilizados para recibir los golpes de los asesinos que derrumban sueños y esperanzas peroque al fin deberán morder la rabia con el despertar de los pueblos que pueden volar como mariposas pero picar como abejas…

http://www.kaosenlared.net

Artículos de Ingrid Storgen en Kaos en la Red >>

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s