Destrucción y desmitificación d´Abamia

15/12/2007

Destrucción y desmitificación d´Abamia

ANXEL NAVA

Un santuariu d’orixe antigüísimu, onde’l xacimientu dolménicu anguañu perdíu ye cristianizáu pola monarquía astur y un llinaxe d’árboles totémicos son el corazón vivu, verde y baltante del llugar. Abamia sufre nesta Asturies desnortiada una desmitificación xabaz que llenda na tristura del orbayu cola so destruición.

«La memoria del bosque» d’Ignacio Abella nun val pa nada. «El texu, l’árbol d’Asturies», aquello del Foru Arte Ciudá, meyor dexalo pa prau. Cultos, cultures, mitos y tradiciones nun tienen que ver col arte la restauración. La «Geografía sagrada de Asturias» de Rodríguez Vigil y Ramón Rodríguez, malapenes val pa regalos navidiegos de Caxastur. Nun paez cool. Son rimeros de fueyes que nun teníen de salir denyures del papel. Nun vaiga ser que s’estropie’l proyeutu desnaturalizador de la «nueva ruralidá» enllena parques temáticos, nueves teunoloxíes y campos de golf. Equí manden los usurpadores, los fíos posmodernos de Violet Le Duc.

La consagrada nes esteles devoción a los texos de los vadinienses tien pa ellos el valir de la nada mítica pinchada nun palu. Esta xeografía sagrada d’un paisaxe milenariu que cántabros o astures mos tresmitieron al encruz de xeneraciones altériase nun dos por tres cola ostentación fata y prepotente de los signos de la moderna restauración.

Vien esto a cuentu d’Abamia, alfa y omega d’esta hestoria. La posición del Conceyu del Texu será prelóxica, pero ye dialogante. Conceyu abiertu, dau a falar. Cuando la razón paecía que diba aportar, Rodríguez Asensio ufiertaba dialogar cola Asociación Abamia, barruntábemos que Cultura baxaba de la burra y les obres diben respetar l’edificiu y los texos -que tamién son patrimoniu a curiar y «por agora», como dicen los Amigos del Texu, seres vivos- salen los arquiteutos y restauradores d’Abamia a mantenela y non enmendala.

Ye dafechu esclariador el despreciu que-yos faen a unes asociaciones de la sociedá civil asturiano que puxen pola puesta en valir d’un patrimoniu asegún diz la llei, que respetaron de mano criterios téunicos d’estos «espertos» hasta que toparon col desastre. Y qu’agora resulten incómodes pa políticos y teunócrates porque caltienen una actitú valiente y comprometida que-yos pruye a denunciar l’atentáu al patrimoniu y a los sos responsables, o irresponsables.

¿Remocicar un templu románicu ye bendicir bóvedes de crucería de formigón con metales doraos, desaniciar tumbes reales, recebar muros, sillares y contrafuertes?… La nueva interpretación de la ilesia d’Abamia arrampla col entornu y menacia cargase los texos centenarios por mor de los caprichos arquiteutónicos, cavando sucos p’allumar la ilesia o pa llantar un plasmosu y poscubista mobiliariu urbanita. Pasamos del gran relatu al pequeñu relatu deconstructor. Desapaecíu’l dolmen, trafullaes como anónimes les llábanes, dañaos los árboles, pocu más-yos queda pa facer pastiche del xenius loci del llugar que los cubos y les boles inefables.

«Nada nun hai más chocante cola tradición y la imaxe del arte asturianu qu’esi ocre, casique albero andaluz, col que se recubre ensembre Santa Olaya», dixo la profesora Alicia Canto. Dalgo añediremos de la pintura-rebozadura: esta Abamia mariella y enfariñada que mos dexen como pegote encastriáu en paisaxe abonda por demás nun cromatismu duro -contraste de complementarios, ocre y verdiescuro- camudando una gradación visual de tonos bien integraos a un golpe de focicos col arbolíu, en que la silueta la ilesia refuga del campanariu recortando los paños recebaos. Nun paez esti cuadru espresionista llugar de paz espiritual, sinón plaza de paliestra pa lo que ye agora: una escandalera.

En siendo lo que más se ve, nun ye lo peor el color paxareru. Lo peor ye l’estropiciu los texos, verdaderos monumentos vivos, que de magar los años vinientes van dicir seliquino la so cabera palabra. L’agresión a los texos que guarden l’espaciu, llaceriosamente feríos nos trabayos, negada pol informe ad hoc d’un téunicu d’Icona, pesie a la evidencia los fechos denunciaos al Seprona y comprobaos in situ, ye bon espeyu del menospreciu a un patrimoniu irremplazable: esi espaciu sacru de contemplación del que los propios texos son guardianos.

Los signos son tresparentes, como diría Octavio Paz. ¿Por qué se troncen raigones y se perpetra l’atentáu contra toa norma del plan de manexu del texu?: pa meter la illuminación. ¿Pero esa teatralización de la ilesia ye necesario, ye condición sine qua non, o ye una resignificación? ¿A qué obedez esta obra en tiempu y forma? ¿A quién sirve esti grial?…

¿Ye casualidá que se celebren en 2008 los fastos oficiales del Asturum o Asturorum Regnum? ¿Ye mizcu detalle qu’esti relatu perfílese dafechu como’l robu la cartera del asturianismu cultural?… ¿Por qué desmitificar esos escenarios?… La escenografía ye téunica política nada inocente. Si comparamos la corona de Pelayu cola d’Artús veremos dos hestories mítiques con della disparidá de tratamientu poles autoridaes competentes.

Esti enfrentamientu ente cultura y sociedá, qu’abúltanos combate antropolóxicu o topolóxicu nel ónfalos astur, apaez entós como nueva batalla del mitu fundacional -«engarradiella», diría’l profesor Bueno, porque los probinos asturfalantes nun calletramos vierbu del arte de la guerra- non escontra la morisma, que yá mos usurpara la hestoriografía franquista aquel «Don Pelayo» caudillu faciosu qu’endagora nun sería políticamente correutu, sinón escontra los rebeldes asturianos que nun somos sumisos al poder y saber de los sabios neorrestauradores d’esta empresa: hai que ver con qué despreciu fala’l madrilanu y repulidu señor Puras del orbayu… Los «indíxenes» nun deprendemos lo que ye’l noble arte de la cosa.

 
La restauración d’Abamia desenmazcara la so verdadera función como un programa anti-identitariu de desmitificación d’un espaciu sagráu astur. Ye de manual, como si de Roland Barthes se tratara: desmitifica l’espaciu, cosifica’l llugar, urbaniza l’entornu, reboza y repinta la fachada, refugando toa lleenda, tou romanticismu de la piedra endiosada pola rama del texu. Ye asina como se profana la tumba mítica de Pelayu y Gaudiosa, agora arrenegada, pa volvé-y a la sociedá asturiano la imaxe vulgar d’una ilesia más del sieglu XIV -valoratible, sí, pero non única- na que nun cabe denguna mitificación, y menos la d’espaciu fundacional de la identidá asturiana, centru la hestoria d’unu los más vieyos reinos d’Europa. ¡Si Frasinelli, escenógrafu y arquiteutu, pero tamién teósofu de Cuadonga, allevantara la cabeza!…

Ánxel Nava es artista.

 

Fuente La Nueva España-LOS OTROS-Espacio de PACHIN-Mucho sobre la iglesia de S.E. ABAMIA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s