Ocho personas han renunciado a la fe católica en la Diócesis de Zamora en los dos últimos años

Ocho personas han renunciado a la fe católica en la Diócesis de Zamora en los dos últimos años

 

                                                     

 

En el mismo período, una treintena de ciudadanos han solicitado información al Obispado para que sus datos personales desaparezcan de los registros

 

NOTICIAS RELACIONADAS Las consecuencias y detalles de la apostasía. Zamora:laopinióndezamora .es

 

NATALIA SÁNCHEZ. Ocho personas han decidido abandonar la fe y han apostatado en la Diócesis de Zamora en los dos últimos años, según confirman fuentes del Obispado de Zamora.

Entre los motivos argumentados por quienes han renunciado a formar parte de la Iglesia católica figuran que fueron bautizados sin conocimiento del acto, que abrazaron las creencias por presión social o bien que están en desacuerdo con posturas de la Conferencia Episcopal, como el matrimonio, el divorcio o el aborto; o bien esgrimen razones de índole personal.

El secretario general del Obispado, José Francisco Matías, indica que, también en los dos últimos ejercicios, una treintena de personas han solicitado dejar de figurar en los archivos del Obispado. Sin embargo «no existe un fichero, ni un registro en el que aparezcan el nombre y apellido de cada cristiano. Sólo hay constancia de tales datos en el Libro de Bautismo de cada parroquia; de hecho para conocer la cifra de bautismos tenemos que preguntar a cada una de las 304 parroquias», puntualiza.

El secretario general del Obispado de Zamora subraya, que aunque se apostate, los datos seguirán figurando en tal libro porque «se trata de un documento histórico que tenemos la obligación de proteger y vigilar». Asimismo, concreta que, tras comunicar los interesados su deseo de apostar en el Obispado, se les explica que seguirán figurando el Libro y se les recuerdan la importancia del papel que juega la Iglesia en la sociedad y «muchas personas no siguen» con la tramitación, pero en caso de proseguir, «les informamos de la documentación necesaria» que regula el Código de Derecho Canónico.

El siguiente paso es un acto oficial entre responsables de la Diócesis, el notario eclesial y el futuro apóstata en el Obispado de Zamora. En él, el interesado tiene que aportar la partida de bautismo- para certificar que realmente se encuentra dentro de la Iglesia- y una fotocopia del documento nacional de identidad en vigor. Por su parte, el representante del Obispado le explica «las consecuencias que tiene el paso que va a dar» y confirman que «es consciente de las consecuencias». Además, la apostasía «no tiene gasto económico porque el notario es el eclesial», subraya el sacerdote.

En el momento en que la renuncia es firme y, en presencia del fedatario, se ratifica la renuncia y «es reflejada en el Libro de Bautismo a través de una nota marginal en se escribe la fecha en la que esa persona ha abandonado la fe», aunque si opta por volver a pertenecer a la Iglesia «podría hacerlo, aunque seguirá un proceso canónico y tendría que volver a ser bautizado», detalla Matías.

Desde el Obispado de Zamora, aseveran que la apostasía es un «ejercicio de libertad del creyente que elige, de manera personal, por dejar de serlo».

 

LAOPINIONDEZAMORA.ES

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s