Japón. La protesta estudiantil en la década de los sesenta

 

                            Japón.

                La protesta estudiantil

            en la década de los sesenta

 

– Patricia G. Steinhoff (1999)

 

Patricia G. STEINHOFF es Profesora del Departamento de Sociología de la Universidad de Hawai y Profesora Invitada en el Institutito de Ciencias Sociales de la Universidad de Tokio.

 

Traducción: Diego L. Sanromán.

 

                                 

 

Los estudiantes participaron intensamente en las dos olas de protesta social que abrieron y cerraron la década de 1960. Comúnmente se conocen como Ampo 1960 y Ampo 1970 porque la oposición al Tratado de Seguridad entre Japón y Estados Unidos [Nichibei Anzen Hoshô Jôyaku], o Ampo, se convirtió en un objetivo central de las protestas, en tanto que su revisión al final del decenio determinó su coordinación. Las protestas estudiantiles de finales de los 60 que precedieron al Ampo 1970 fueron mucho más extensas, complejas y violentas que las del Ampo 1960 y penetraron profundamente en las universidades japonesas, pero han recibido mucha menos atención por parte de los investigadores.

 

El legado del Ampo 1960

 

Las protestas del Ampo 1960 aportaron tres elementos claves a las protestas estudiantiles posteriores en esa misma década: organizaciones políticas a través de las cuales los estudiantes podían movilizarse para las acciones de protesta; la determinación de superar el fracaso del Ampo 1960 mediante la constitución de una campaña de protesta más poderosa para el Ampo 1970; y un peculiar repertorio de tácticas de protesta.

 

Los estudiantes miembros del Partido Comunista de Japón (PCJ) habían creado tras la guerra el sistema de asociaciones estudiantiles autónomas y controlado inicialmente su federación nacional, pero en 1958 la mayoría de sus principales líderes abandonó el PCJ para formar su propio “partido” de Nueva Izquierda independiente, que incorporó a las organizaciones de estudiantes. Junto con otro grupo independiente y parte de la organización estudiantil patrocinada por el Partido Socialista de Japón, constituyeron la Nueva Izquierda japonesa en 1960.

 

La Nueva y la Vieja Izquierda poseían organizaciones nacionales con estructuras duales similares, dentro de las cuales un “partido” de elite compuesto por estudiantes y antiguos universitarios proporcionaba orientación ideológica y continuidad a una organización de masas más amplia basada en las capillas de las diferentes unidades académicas universitarias. Cada organización disponía de una peculiar perspectiva teórica desde la cual podían formularse posiciones virtualmente sobre cualquier asunto político y todas competían con vigor enfatizando sus diferencias ideológicas y estilísticas. Las capillas estudiantiles aspiraban a controlar los gobiernos universitarios locales, lo que suponía el acceso a los recursos y a un foro más amplio para movilizar a sus compañeros.

 

Tras el fracaso de las protestas del Ampo 1960 para frenar la ratificación del tratado recién revisado, todas las organizaciones estudiantiles de la Nueva Izquierda lucharon por extraer lecciones para el futuro. Esto produjo disensiones internas y la aparición de facciones, aunque las organizaciones consiguieron sobrevivir ya fuese manteniéndose unidas o en grupúsculos separados. A mediados de los 60 emergieron de nuevo para comenzar a movilizar a una nueva generación de estudiantes y con el propósito de construir el activismo estudiantil mediante las campañas de protesta que precedieron al Ampo 1970.

 

Colectivamente, tales “sectas”, como llegarían a ser conocidas, habían desarrollado un peculiar repertorio de tácticas de protesta que vinieron a sumarse a las peticiones, las huelgas de un solo día y las manifestaciones masivas que constituían el repertorio estándar del Japón de posguerra. La táctica estudiantil más ampliamente conocida fue la danza de la serpiente, que consistía en desfilar en zigzag durante las manifestaciones callejeras. Una segunda táctica era la ocupación repentina, aunque planeada en secreto, de espacios simbólicos tales como el Aeropuerto de Haneda o el recinto de la Dieta, habitualmente durante un breve periodo de tiempo. Y una tercera consistía en la voluntad de intensificar la violencia de las manifestaciones en enfrentamientos con la policía.

 

La protesta estudiantil a mediados de los 60

 

La protesta estudiantil de mediados de los 60 se desarrolló en dos frentes separados, a menudo con los mismos líderes y participantes. En 1965 y 1966, los estudiantes participaron en protestas nacionales contra el tratado de paz entre Japón y Corea del Sur y contra la Guerra de Vietnam, acontecimientos ambos que eran contemplados como formando parte de las viejas quejas contra el Tratado Conjunto de Seguridad entre Japón y EE. UU. El segundo campo de batalla para la protesta estudiantil emergió a comienzos de 1966, cuando estudiantes de la Universidad de Waseda llevaron a cabo una huelga general de 155 días contra el incremento de las tasas de matrícula y estallaron conflictos por cuestiones locales en más o menos otras cuarenta universidades.

 

Las protestas estudiantiles en Japón son a menudo protestas contra el Estado, pero también una interacción con el Estado, en las cuales los manifestantes chocan directamente con la policía en tanto que agentes del control estatal. La respuesta de la policía en la campaña del Ampo 1960 fue generalmente limitada, con en torno a 250 detenidos durante toda la campaña. El grueso de tales detenciones se produjo en una noche de choques violentos en junio de 1960, durante los cuales varios universitarios resultaron heridos y un estudiante de la Universidad de Tokio fue asesinado.

 

Cuando la protesta estudiantil empezó a alzarse de nuevo a mediados de los 60, las sectas de la Nueva Izquierda equiparon a los manifestantes con cascos de plástico ilustrados y palos de madera con vistas a los enfrentamientos con policías antidisturbios uniformados de manera similar. Durante un fuerte choque en el Aeropuerto de Haneda en octubre de 1967, la violencia superó los niveles del Ampo 1960. Un estudiante de la Universidad de Kyoto resultó muerto, alrededor de 600 heridos y 75 fueron arrestados. La cifra de arrestados durante un segundo incidente en el Haneda a comienzos de noviembre alcanzó los 345, superando así el número de detenidos durante toda la campaña del Ampo 1960.

 

En 1960 la violencia había alcanzado su punto más alto en el momento en el que el único asunto de la campaña de protesta del Ampo 1960 llegaba a su fin natural. En contraste, el mismo nivel de violencia se alcanzó pronto en los preliminares del Ampo 1970, que era, en todo caso, una campaña más compleja y diversificada. Todavía quedaban por llegar las protestas por la devolución de Okinawa (el asunto más importante en la revisión del Tratado en 1970), el nuevo Aeropuerto Internacional de Narita y una gran cantidad de cuestiones medioambientales. 

 

                                  

 

El conflicto estudiantil a finales de los 60

 

Al igual que en la campaña del Ampo 1960, existía un amplio apoyo público a los objetivos de las protestas y los estudiantes, a pesar de sus tácticas disruptivas, se sentían protegidos por el respaldo de los más importantes partidos políticos de la oposición. Además de los grupos de Nueva Izquierda, miles de estudiantes se manifestaron junto a la Vieja Izquierda o a organizaciones sectoriales. Muchos no se implicaron en las acciones violentas, pero la naturaleza de la protesta estudiantil se fue definiendo cada vez más por quienes sí lo hacían. Al paso que la violencia aumentaba, la simpatía y el apoyo a la Nueva Izquierda se iban evaporando y la protesta estudiantil concluyó por ser redefinida como comportamiento criminal. Al mismo tiempo, sin embargo, los estudiantes japoneses eran bien conscientes de que formaban parte de una ola de protestas estudiantiles mucho mayor que estaba extendiéndose por Europa y Estados Unidos, y su retórica reverberaba con los ecos de la Revolución Cultural China y los movimientos revolucionarios del Tercer Mundo.

 

En el otoño de 1968, el conflicto estudiantil había ganado en gravedad tanto dentro de los campus como fuera de ellos. Además de arrojar piedras y luchar con palos, los estudiantes comenzaron a lanzar cócteles Molotov durante las manifestaciones. El número de arrestos se elevó rápidamente y se hizo más indiscriminado, mientras aumentaba también el de heridos tanto en las filas de la policía como entre los estudiantes. En 1968 fueron arrestados alrededor de 6000 estudiantes por actividades de protesta. En los conflictos en los campus, las huelgas de un solo día y las tomas temporales de espacios simbólicos dieron paso a las huelgas indefinidas y a la ocupación de edificios clave de la Universidad. Y lo que es peor, la rivalidad y el fraccionamiento de las sectas de la Nueva Izquierda acabó degenerando en violentos conflictos internos que daban como resultado estudiantes heridos e incluso asesinados.

 

Con el fin de sortear los problemas de rivalidad sectaria y movilizar a los estudiantes no afiliados a favor de las protestas en los campus, los universitarios de la Universidad de Nihon y de la Universidad de Tokio desarrollaron una nueva forma horizontal de organización estudiantil, el Comité Inter-Campus de Lucha Conjunta [Zengaku Kyoto Kaigi, o Zenkyôtô], que se abrió a todos los estudiantes y operaba sobre principios de democracia de masas y mítines abiertos. Esta forma de organización para los conflictos internos de los campus se extendió rápidamente por todo Japón, mientras el número de universidades paralizadas por las huelgas estudiantiles crecía casi diariamente. Los manifestantes adoptaron también las técnicas popularizadas por la Revolución Cultural China y las emplearon en sesiones de denuncia llevadas a cabo por la Liga Buraku de Liberación: invitaban a responsables de las universidades a que se presentasen en mítines de masas y se enfrentasen a un cuerpo estudiantil hostil que les exigía disculpas por su conducta pasada y cambios fundamentales en el gobierno universitario.

 

Incluso cuando los conflictos universitarios eran gestionados por uno de tales comités conjuntos, los miembros de las sectas de la Nueva Izquierda participaban activamente en ellos y a menudo controlaban determinados edificios. Por otro lado, la ocupación estudiantil de un campus en huelga procuraba una base segura y nuevos recursos para la puesta en escena de protestas violentas fuera de él. Los campus se habían considerado durante mucho tiempo fuera de los límites de la policía a menos que ésta fuese invitada por los responsables de las universidades. Los directivos de las universidades privadas no dudaban en recurrir a la policía para desalojar edificios y expulsar a los estudiantes, pero las universidades públicas se mostraban renuentes a comprometer su independencia haciendo lo propio.

 

El conflicto de la Universidad de Tokio se inició a principios de 1968 como protesta de los estudiantes de Medicina en torno a las condiciones de trabajo de los internos. Cuando ocuparon la torre del reloj del Auditorio Yasuda, los responsables universitarios avisaron inmediatamente a los antidisturbios para que procedieran al desalojo. El conflicto estalló por todo el campus y, a la protesta por la intervención policial, vinieron a unirse otras muchas quejas. Para octubre, los campus de Hongo y Komaba estaban en huelga, con estudiantes de varias facultades ocupando diversos edificios, incluido el Auditorio Yasuda. Perfectamente conscientes de que estaban poniendo en riesgo su futuro en la elite que tanto habían trabajado por alcanzar, los estudiantes desarrollaron una ideología de abnegación y rechazo de los privilegios para explicar sus acciones. Mientras continuaba la crisis, los estudiantes del Zenkyôtô se enfrentaban en batallas campales a miembros de la organización estudiantil dirigida por el PCJ, que se oponía ferozmente a la huelga. El 29 de diciembre, la administración de la Universidad canceló los exámenes de ingreso para el curso de 1969.

 

El punto muerto se mantuvo hasta el año siguiente, en el que las autoridades universitarias empezaron a sufrir una presión creciente para que pusieran fin al conflicto. Finalmente, a primera hora de la mañana del 18 de enero de 1969, 8500 antidisturbios sellaron el campus de Hongo, comenzaron a desalojar uno por uno los edificios tomados y arrestaron a sus ocupantes. Estudiantes de todo el país acudieron en masa a la zona cercana de Kanda-Jimbocho y establecieron un “barrio liberado”, con barricadas al estilo parisino desde las que luchaban contra la policía en manifestaciones de apoyo. El 19 de enero, estudiantes de distintas sectas, que habían ocupado varios pisos de la torre del reloj del Auditorio Yasuda, se defendieron durante todo el día con piedras y cócteles Molotov mientras los antidisturbios iban derribando barricadas y desalojando el edificio piso por piso; los policías no alcanzaron a los últimos resistentes, que se encontraban en el tejado, hasta el anochecer. En los dos días de enfrentamiento resultaron heridos 653 policías, 141 estudiantes y 6 transeúntes, y 819 universitarios fueron arrestados.

 

Tras el conflicto en la Universidad de Tokio, cerca de 200 universidades de todo Japón constituyeron organizaciones de tipo Zenkyôtô y fueron a la huelga. En julio de 1969, la Dieta aprobó una Ley de Control Universitario que permitía al Ministro de Educación tomar el control de cualquier universidad que no fuese capaz de poner fin a un conflicto en el campus en un plazo de seis meses. Bajo la presión creciente de la nueva ley, los directivos de las universidades buscaron soluciones internas, pero también empezaron a recurrir de mejor gana a la policía antidisturbios. A la altura de la primavera de 1970, la ola de huelgas estudiantiles de bloqueo había concluido.

 

Los enfrentamientos fuera de los campus también continuaron intensificándose a lo largo de 1969, con estudiantes que portaban abiertamente dispositivos incendiarios, la proliferación de explosivos caseros y una cantidad creciente de heridos en las manifestaciones. El número total de estudiantes arrestados por protestas colectivas se duplicó en 1969, hasta alcanzar los 13497. A finales de la década, la violencia había aislado a los estudiantes, los arrestos y los procesos penales gravaban seriamente su futuro y estaba claro que el Ampo 1970 fracasaría en el logro de sus objetivos.

 

                                                       

 

[El texto original en inglés puede encontrase AQUÍ]

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Japón. La protesta estudiantil en la década de los sesenta

  1. Anna andrOmeda dijo:

    Gracias LuisLa verdad es que el comentario de Pachín me dejó helada. Nuestras
    agrupaciones por Verdad y Justicia,-  llámense Agrupación de Familiares
    de Detenidos Desaparecidos AFDD, Agrupación de Familiares de Ejecutados
    Políticos AFEP, Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas
    FASIC, Corporación de Defensa de los Derechos del Pueblo CODEPU,
    Corporación de Derechos Humanos CINTRAS, Amnistía Internacional,
    Asamblea Nacional de Derechos Humanos etc.- son organizaciones que
    NUNCA han dejado de luchar fervorozamente por exigir la aclaración de
    los hechos relacionados con las terroríficas violaciones y los crímenes
    de lesa humanidad cometidos en nuestra patria durante esa cruel noche
    oscura que fue la dictadura militar .Triste ver que la desinformación llegue a un nivel tal que haga decir cosas como las expresadas por PachínA pesar del tiempo transcurrido seguimos luchando y se ha coseguido avanzar. Si no se estuviera en la pelea constante segura estoy nada se habría hecho.Eso.Un beso para ti

  2. Me gustaría comentar en este lugar en muestra de sincero agradecimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s