Génova 13, una casa con mucha fachada

 

  Génova 13, una casa con mucha fachada

 

Sus inquilinos meten tanta bronca que siempre nos acabamos enterando de todos los líos de familia

 

La visión de Génova 13 de BERNARDO VERGARA.

 

MANUEL SACO – Madrid – 25/05/2008

 

Concebida por el dibujante Ibáñez, la tira cómica 13 Rúe del Percebe nació en 1961, en la revista Tío Vivo (¿lo de tío vivo sería una premonición?), mucho antes de que Fraga Iribarne soñase siquiera con poner en pie aquella Alianza Popular que, con los años y refundaciones, acabaría conformando esta otra tira cómica que hoy conocemos como Génova, 13-Rúe del Percebe.

 

La original era una casa sin fachada, no porque en aquellos tiempos fuese imposible encontrar fachas, de los que andábamos sobrados, sino para que todos pudiésemos husmear en la vida de tan curiosos inquilinos y reírnos con sus ocurrencias. La de Génova, 13, en cambio, tiene mucha fachada, militantes y simpatizantes que a veces se desbordan por los aledaños, ocupan la calzada y las aceras, y utilizan el mismo fervor -eso que no falte- para llamar asesino a Zapatero o enano a Jordi Pujol que para insultar a Rajoy y a Ruiz Gallardón, que lo mismo nombran su führer a Esperanza Aguirre que confunden a María San Gil con la Virgen María.

 

Pero hacen tanto ruido sus inquilinos y los acreedores que acampan en sus cercanías, tanta bronca meten por escaleras, terrazas y ascensores, que nada impide, ni su sólida fachada, que todos acabemos enterándonos de los líos de familia.

 

El moroso

 

En el ático, vive el moroso, en realidad, el casero, un tipo acosado por sus acreedores, a los que un día pidió el voto, pero que no quiere hacer frente a su deuda. Pidió prestados votos a tanta gente y tan dispar que no sabe cómo hacer frente a las deudas porque todos quieren cobrar al mismo tiempo con idéntico interés. Centristas, liberales de los de antes, liberales de los de ahora, conservadores de toda la vida, integrantes de sectas de misa diaria, alcaldes chorizos, presidentes de diputaciones imputados y fachas de estricto pedigrí, todos quieren cobrar los intereses devengados por ese capital que financió la construcción del inmueble de Génova, 13-Rúe del Percebe.

 

El ladrón

 

Un piso más abajo, vive el ladrón, un pobre diablo que malvive con el producto de sus robos. En la vieja rúe sin fachada, el caco se traía a casa los objetos más peregrinos e inútiles que encontrar se pueda, para desesperación de su esposa. En esta otra, de sólida y opaca fachada, se deciden las comisiones que los alcaldes y concejales se van a levantar por unas oportuna recalificaciones de terrenos. "En vez de los 600 millones, que nos dé 400 en billetes y nos los bajamos en una bolsa a Murcia", se oye decir a uno de sus personajes, un alcalde de Totana (Murcia), en una de las viñetas más graciosas.

 

Los gemelos

 

En ese mismo piso, pero en la puerta de la derecha (¡cómo no!), viven los gemelos, paradigma de los niños hiperactivos, revoltosos e indisciplinados. Se llaman Esperancita y Abertito, y tienen en constante sobresalto a sus padres. Lo que a uno se le antoja lo quiere el otro. De sus numerosas aventuras, destaca aquella en que ambos quisieron ir en las listas de Mariano Rajoy al Congreso en las pasadas elecciones, para asegurarse la pole position en la carrera por sustituir al dueño de la casa. No les importaba el desatender sus deberes para con sus votantes, quienes previamente les habían elegido como presidenta de la Comunidad y alcalde de Madrid, respectivamente.

 

La defensora de los animales

 

Un piso más abajo, vive María San Gil, la defensora de los animales. Se lleva a casa a todo tipo de bichos, aunque prefiere los más fieros y peligrosos para la democracia porque tiene un corazón tan grande que no le cabe en el pecho y, a veces, ni en la habitación. Esta manía suya le ha provocado un conflicto insuperable con el casero, al que le gustan más las personas corrientes que los animales, las personas normales y sensatas, esas buenas personas que suelen acompañarle a las manifestaciones contra el Gobierno de Zapatero. La defensora de los animales tiene predilección especial por los cachorros de facha.

 

El sastre

 

A su lado, vive el sastre. Un hombrecillo insufrible, de bigote tipo cortina, encargado de hacer trajes a medida. Se le tiene por el confeccionador del último traje de la derecha, una mezcla extraña de estilos, combinación imposible de moda de los años cuarenta con toques de abrigo loden, sombrero tirolés, pantalón pitillo marcando paquete nacional, rosario de Lourdes y bufanda, incluso en verano, estilo que atesora la rara habilidad de no sentarle bien a ninguno de sus clientes. Tiene una curiosa tendencia a mimetizarse, como los camaleones. En el mitin en que Mariano Rajoy presentó a su famosa niña, la niña de Rajoy, el sastre llevaba puesto un Lacoste rosa monísimo que le enmarcaba muy bien la melenita, de esos jerseys que ya no se llevan ni en el mango de los paraguas.

 

El veterinario

 

Más abajo, habita el veterinario Acebes, quien ejerce a su vez de secretario general de la comunidad de vecinos. Su manera de actuar hace pensar que jamás pisó una facultad de veterinaria. Es de una torpeza terrible cuando ausculta a su fauna de pacientes, confundiendo siempre los tratamientos, intentando engañar al dueño del animal, para tapar su incompetencia, con medicamentos erróneos y falsos diagnósticos. Es uno de los personajes más graciosos. Su tira cómica estelar fue el invento de la teoría conspiranoica del 11-M, en la que intentaba dar el cambiazo a un cliente para que se llevase un animal islamista disfrazado de animal etarra. O al revés, que ya no me acuerdo. Pero seguro que era un animal.

 

Los realquilados

 

Una habitación muy movida ésta de los realquilados. Gente de paso, que busca una habitación donde cobijarse temporalmente a un precio razonable. El más famoso de los personajes realquilados es Manuel Pizarro, ex presidente de Endesa, al que el casero le alquiló este cuchitril con la promesa de que era una suite nupcial. Una de las mejores viñetas es aquella en la que todos los habitantes de la Rúe del Percebe reciben entusiasmados al que creían el mirlo blanco de la próxima legislatura, en su viaje desde una poltrona del consejo de administración de Telefónica a la meca del cómic. En la últimas entregas, duerme mal porque se siente engañado.

 

El tendero

 

Uno de los personajes mas pícaros de la historieta. Se llama Eduardo Zaplana, y recuerda al bruto de Manolito, el de Mafalda, un vendedor sin escrúpulos, chulesco, con tal ausencia de complejos que no le importa reconocer ante los clientes que acuden a comprar a su establecimiento que él ha puesto una tienda de ultramarinos para forrarse y no como un servicio a los habitantes de la Rúe del Percebe. Su momento estelar es aquel en que se larga de la casa con un contrato millonario en euros a una multinacional privatizada por el sastrecillo valiente de dos pisos más arriba. La tienda se le quedaba pequeña.

 

La portera

 

Parece un personaje de Almodóvar. Tiene un pie en la casa y otro, en la calle. Últimamente, vive más en la calle porque la gente está follonera y le trae noticias frescas del imperio. En la tira cómica de hace un par de días, por ejemplo, vio cómo se le venían encima cientos de damnificados del casero, con pancartas y megáfonos, llamándole traidor y reclamando su dimisión. Gente toda ella de edad avanzada, loewemente ataviada, chanelmente perfumada, suárezmente enjoyada, religiosamente excitada por la Cope y sus púlpitos de odio, como cruzados de la causa dispuestos a tomar la Jerusalén Rue del Percebe gobernada por un sarraceno que rindió la plaza a los nacionalistas periféricos.

 

El ascensor

 

En esta Génova, 13-Rúe del Percebe, nadie se atreve a usar el ascensor, anticuado y de frágil aspecto, como medida de prevención. Por la casa, circula la leyenda de que en él habita un animal político, que emite unos extraños gruñidos en gallego y cuya edad se desconoce a ciencia cierta. Generalmente, hay un gran cartel sobre la puerta enrejada que dice: "No funciona".

 

Y nadie sabe si se refiere a la casa en general, al ascensor o al homo antecesor que lo habita y que se niega a desalojar.

 

PUBLICADO EN EL DIARIO "PÚBLICO": ENLACE

Anuncios
Esta entrada fue publicada en HUMOR. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Génova 13, una casa con mucha fachada

  1. teresa dijo:

    Estupendo símil el conseguido por este ingenioso paralelo en formato tira cómica/tebeo/cómic.Tal vez, esa fachada debería hurgar un poquito y dejar que el aire fresco entre por sus ventanas, ¿porque tiene ventanas esa edificación?Creo que el PP debería saber situarse en su espacio es decir, si representa a la derecha, que actúe como tal. Las medias tintas nunca fueron buenas. Pero como ahora tenemos en la cabeza de todos los productos light, descafeinados, sin alcohol…..el PP se ha subido al carro de la moda de este siglo y opta por una política sin burbujas. Creo que anda perdido en su propio mundo y no es capaz de encontrar ni el ático ni la portería. Tal vez debería buscar la chimenéa para quemar en ella sus fantasmas y errores.No me gusta su política y nunca me gustará dada su línea mohosa y pérfida pero prefiero luchar contra una derecha convencida que contra un grupo de aspirantes  a no sabemos qué.Mil gracias y un fuerte abrazoPD. Siempre he soñado con ser el "diablo cojuelo" y en esta ocasión, levantar los tejados de ese edificio de Génova y ver realmente qué se cuece en sus fogones……porque…¿tendrán cocina verdad? Que entre fuegos se cuecen las cosas siempre.

  2. jordi dijo:

    muy bueno si la verdad es que se podria encontrar un politico para cada personaje de cuando los comics aun se llamaban tebeos   esperanza aguirre podria ser perfectamente doña urraca y acebes y zaplana unos pepegotera y otilio
    clavaos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s