Por los derechos sociales y laborables de la gente trabajadora

Por los derechos sociales y laborables

de la gente trabajadora

Por la movilización general unitaria

Hacia la Huelga General

 

Los sindicatos vascos ELA, LAB, ESK, EILAS y otros han convocado una huelga general para el 21 de mayo. La gravedad de la crisis y como está afectando a la clase trabajadora exige medidas de fuerza para detener los ataques. Los éxitos de la movilización en Francia y también en Italia ha colocado el problema de la huelga general en el debate sindical.

No hay duda de que la situación exige ir hacia una movilización general.

Como toda gran acción de masas no se puede improvisar, necesita ser preparada, necesita ser el resultado de una cierta culminación de acciones previas y unos objetivos claros. En la práctica está costando más de lo previsible organizar la respuesta de la mayoría de la clase trabajadora a la crisis y a los ataques de la patronal. La desorganización y la falta de movilización durante los años que duró la bonanza económica, el miedo al paro que se ha instalado en ciertas capas y también que todavía el colchón del subsidio de paro no ha agudizado la situación de las familias obreras… son algunas de las razones de esas dificultades para la respuesta obrera.

Las manifestaciones previstas para el 14 Mayo en Madrid y el 16 sábado en Bilbao por CCOO forman parte de este objetivo básico de calentar motores y fomentar la movilización del conjunto de la clase trabajadora vasca.

La argumentación de que la respuesta no es general por la política de las direcciones sindicales mayoritarias en el Estado es parcial. Las manifestaciones obreras más masivas han sido las organizadas unitariamente por CCOO y UGT en Madrid, Barcelona, Sevilla… Es verdad que esos intentos de respuesta se han combinado con la congelación salarial en SEAT (apoyada por UGT) o con firmas de expedientes de regulación de empleo sin apenas lucha, pero las dificultades son más profundas que el esfuerzo, a veces no suficiente, de las direcciones sindicales.

Por eso para ir hacia una huelga general, incluso en Euskal Herria, se necesita la unidad sindical, la fuerza y la decisión de miles y cientos de miles de delegados y delegadas sindicales, de afiliados/as y de la mayoría de la clase trabajadora. La decisión de los sindicatos abertzales de convocar sin siquiera intentar que CCOO y UGT se sumaran a la convocatoria no es la mejor manera, ni de prepararla ni de que sea el éxito deseado, más difícil todavía si el  ataque se dirige especialmente contra otras organizaciones sindicales. El frentismo sindical que divide a la clase trabajadora es un regalo envenenado, pues debilita y quien saca ventaja es la patronal y los políticos neoliberales.

Por supuesto la movilización sindical, la puesta en pie de las fábricas, se cruza con el grave despropósito de un gobierno basado en un pacto nefasto entre el PSE (PSOE) y el PP, además de UPyD, descalificado también por parte de Ezker Batua Berdeak. El nuevo gobierno se sustenta en una mayoría parlamentaria no representativa de la mayoría de la sociedad vasca. Es por obra y gracia de la antidemocrática Ley de partidos políticos que ilegalizó, impidió la presentación de candidaturas de la izquierda abertzale, y trastocó los resultados de los escaños. La mayoría social en Euskal herria sigue siendo la que defiende la consulta vasca, su derecho a decidir, el derecho democrático a la autodeterminación.

El gobierno del PSE nace débil, con las manos y los pies atados por el PP. Por otro por los intereses del gobierno estatal y su seguidismo de las directrices económicas conservadoras de la Unión Europea de las grandes multinacionales. Y por no disponer de la mayoría real en el país. La izquierda trabajadora y la democrática han de juntar fuerzas para exigir la ruptura de esta coalición PSE-PP-UPyD, conservadora en lo social y reaccionaria ante las aspiraciones de libertad vasca por el derecho a decidir, y para abrir una perspectiva de diálogo y paz. Esta situación plantea la necesidad de nuevas elecciones, donde puedan participar todas las fuerzas políticas sin ilegalizaciones ni exclusiones.

Pero para una movilización amplia, unitaria y potente trabajadora, conviene unos objetivos claros y precisos de la convocatoria y, sobre todo, sin dificultar un frente unitario de todos los sindicatos y de toda la clase trabajadora. En todo caso, debe ser un paso para preparar acciones más unitarias, más masivas y más decisivas para enfrentarse a la crisis capitalista.

 

Languile Iraultzaile Alderdia (L.I.A. – POR)

Donostia, 6 de mayo de 2009.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Politica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s