La universalidad de Juan Antonio Samaranch fue de color azul

La universalidad de Juan Antonio Samaranch fue de color azul

La tarea más innoble que pueda existir es borrar, a toda costa, la memoria histórica de un pueblo

J.M. Álvarez | Para Kaos en la Red | 22-4-2010 a las 12:46 | 587 lecturas | 1 comentario

www.kaosenlared.net/noticia/universalidad-juan-antonio-samaranch-fue-color-azul

Murió Juan Antonio Samaranch, el que fuera presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) durante varios años. Sobre su fallecimiento, el titular ha sido casi unánime en todos los medios hispanos: “Se va el español más universal en 50 años". Los profesionales de la información, persisten en la estrategia de alienarlas mentes, sin considerar que la tarea más innoble que pueda existir es borrar, a toda costa, la memoria histórica de un pueblo.
Pero vamos a lo nuestro. Samaranch vistió la camisa azul de la Falange, ocupó el cargo de Delegado Nacional de Educación Física y Deportes y fue Procurador en las Cortes de Franco hasta 1977, una trayectoria que implicaba jurar fidelidad a la legislación franquista. No es extraño que el senador catalán Joan Josep Nuet-, en declaraciones efectuadas al portal vilaweb.cat– criticara la designación como capilla ardiente del Palau de la Generalitat, considerándolo un insulto a las víctimas del franquismo que “nunca se permitiría a Alemania con un ex dirigente fascista de su nivel”. 
Samaranch se ha ido de rositas, sin pedir perdón por los crímenes del franquismo que no pudo desconocer. Habrá quien se pregunte hasta cuándo estará presente Franco en nuestras vidas: hasta que personajes como éste, pasen por un juzgado antes de morir. Evidentemente la universalidad de Samaranch que tanto han citado los medios, estaba más relacionada con los postulados falangistas- que definen a España como “una unidad de destino en lo universal”- que con cualquier otra cosa. 
En la foto Juan Antonio Samaranch, (círculo rojo) haciendo el saludo fascista un 18 de julio de 1974. A su izquierda (derecha de la imagen), un viejo conocido: Rodolfo Martín Villa, otro “demócrata”.

http://jmalvarezblog.blogspot.com/

Mireu bé aquesta fotografia. Don Juan Antonio Samaranch saludant fervorosament. Algú recorda que fou màxim responsable de l’Esport del Movimiento Nacional? A qui es vol prendre el pèl amb tanta parafernàlia sobre la memòria històrica? Mireu bé i no oblideu mai la cara d’un feixista de luxe!

Juan Antonio Samaranch

Per Josep Maria Huertas Claveria

"Joan, mañana cuando os levantéis yo ya me habré ido y no pienso volver", li va dir Juan Antonio Samaranch a l’escriptor Joan Llarch a La Curullada, un poblet de la Segarra o­n tots  dos estaven destinats el 1938 com a soldats de la 60 Divisió republicana que manava el dirigent comunista José del Barrio. I és que Samaranch ha tingut algunes vegades una irresistible tendència a fugir quan les coses van mal dades, com també va passar el 1977. Fracassat el partit Concòrdia Catalana en el seu intent de treure algun diputat a les primeres eleccions democràtiques, va aconseguir ser anomenat ambaixador a Moscou i va posar terra pel mig.

  Juan Antonio Samaranch Torelló va néixer a Barcelona el 17 de juliol de 1920, un dia que sempre va considerar providencial. Setze anys després, Franco es revoltava contra la República; el 17 de juliol de 1973 seria anomenat president de la Diputació de Barcelona i exactament quatre anys més tard deixaria el càrrec per anar d’ambaixador a l’aleshores URSS, i el 16 de juliol de 1980 va ser anomenat president del Comitè Olímpic Internacional (COI).

  El pare de Juan Antonio era un industrial tèxtil que tenia l’empresa Samaranch a Molins de Rei, empresa que faria aigües durant la crisi dels anys setanta. El jove va estudiar el que aleshores  deien comerç i va esdevenir professor mercantil. El van cridar a fer de soldat als 18 anys, però es va fugar i va passar al bàndol franquista. El 1946 va caure malalt de tuberculosi, però es va  curar i es va dedicar més a l’esport que als estudis. Va fer alguna vegada de boxejador, però o­n realment va fer-se un nom va ser com a jugador d’un esport poc conegut, el joquei sobre patins, del qual va esdevenir seleccionador  nacional. Espavilat, va aconseguir el 1952 muntar un campionat nacional de joquei a Barcelona. Amb els seus amics Juan Vilà Reyes i Federico Gallo tenia tres coses en comú: parlaven sempre en castellà, volien fer carrera dins el règim franquista i eren de l’Espanyol.

  Samaranch tenia a més fama de faldiller. El 1955 va ser anomenat regidor de l’ajuntament de Barcelona, però en prendre possessió el governador civil del moment, Felipe Acedo, li va dir: "Joven, a mí los concejales me gustan casados" i, sempre obedient amb el poder, es va casar l’1 de desembre d’aquell any amb María Teresa Salisachs a la catedral de Barcelona. Va començar a valorar molt la informació i es va envoltar d’una colla de periodistes, i també va alternar als cercles de Madrid o­n es va fer amic del marqués de Villaverde, el gendre de Franco, fins al punt que el dictador el va fer anomenar delegat nacional d’Esports el 1966. Esport i política sempre han estat una bona combinació en la vida de Samaranch.

  El 1967 era ja procurador en Corts, mentre es dedicava a participar en empreses immobiliàries amb un toc d’especulació, des de la construcció del barri de Ciutat Meridiana fins l’avortat projecte de fer una ciutat de vacances a la platja del Prat, o­n tenia interessos el banquer Jaume Castell. El 1973 Samaranch va esdevenir president de la Diputació de Barcelona, càrrec que va ocupar quatre anys, en el qual el va sorprendre la mort de Franco ("soy franquista ciento por ciento", va dir en aquell moment). Llest com la fam, va veure que un futur polític no era possible, i va anar a la URSS a llaurar-se un futur paraesportiu aconseguint els imprescindibles vots dels països aleshores comunistes per ser anomenat president del COI.

  Com han dit alguns, el seu passat feixista va semblar esborrar-se quan un altre 17, però d’octubre i del 1986, va anunciar que els Jocs Olímpics de 1992 tindrien lloc a Barcelona. Diuen que duia a la butxaca una castanya, un costum habitual en ell, tan supersticiós com el d’intentar que els fets importants de la seva vida caiguessin en 17 de juliol. Plegar del COI ho va fer un dia abans, el 16 de juliol del 2001. Quatre mesos abans, l’Ajuntament de Lausana, la ciutat del COI, es va oposar a una petició per que fos declarat ciutadà d’honor pel seu passat  franquista. L’Ajuntament de Barcelona li havia donar, en canvi, la medalla d’or de la ciutat uns anys abans.



  Biografia sobre Samaranch que Edicions 62/Enciclopèdia Catalana va censurar al periodista  Josep Maria Huertas Claveria.

“Samaranch, fot el camp!”

Quienes conocemos bien su historia y la hemos sufrido le decimos a su muerte, como aquellos catalanes en abril de 1977: RIP.

Mikel Arizaleta | Euskal Herria | 22-4-2010 a las 10:50 | 1096 lecturas

www.kaosenlared.net/noticia/samaranch-fot-e-camp

“¡Samaranch, vete!”, coreaban multitud de catalanes un día de abril de 1977 en la plaza St. Jaume de Barcelona. El Presidente de la Diputación Provincial de Barcelona escapó por una puerta trasera al amparo de sus guardias de seguridad.

En la vida de Samaranch se pueden considerar dos fases muy distintas. Sus primeros muchos años vivió bajo el generalísimo Franco, con la Falange, en los años 50 se metió en negocios. Samaranch, el Bonvivant, dejó de hablar catalán y se pasó al castellano. En 1956 Samaranch entró como representante de Cataluña en el Consejo Nacional de Deportes. A partir de ahí una carrera ascendente

Su mujer María Teresa, una buena amiga de la hija de Franco, Carmen, supo ayudarle. Esta cercanía a Franco jamás perjudicó la carrera de Samaranch. Fue concejal de su ciudad, Barcelona, luego diputado en Madrid, para convertirse en Delegado Nacional de Educación Física y Deportes. Recientemente considera importante haber sido tan sólo secretario de Estado y no haber llegado a ministro. El deportista Samaranch, que doblaba el espinazo ante Franco con placer, entró en 1966 en el COI, donde rápidamente ascendió a jefe de protocolo. En 1975 murió su gran avalista y amigo, Franco, del que Samaranch siempre se declaró “seguidor acérrimo”.

Con mucho detalle el periodista J. Weinreich escribió en el Berliner Zeitung que, con el inicio de la transición, el mundo de Samaranch comenzó a oler a polilla y Samaranch mudó de un sistema dictatorial a otro. En Madrid, donde el príncipe se convirtió en horas de franquista a demócrata de toda la vida, siguió teniendo todavía amigos influyentes. Y Samaranch se volvió diplomático. En 1977fue destinado a Moscú como embajador de la Unión Soviética y de Mongolia y preparó su desembarco en el Olimpo

El 16 de julio de 1980, poco antes de su 60 cumpleaños e inmediatamente antes de los Juegos Olímpicos boicoteados, se hizo nombrar séptimo presidente del COI. Ya entonces, comenta Weinreich, florecieron la presión, el tráfico, la intriga y los tejemanejes secretos. Ernest Lluch, ministro de Sanidad, calificó a Samaranch como “el mayor camaleón. Hombre que se acomoda a todo”. Samaranch llevó a cabo una destacable transformación: De portador de camisa azul de la Falange a apóstol de la moral, a mandamás supremo del mundo deportivo. De secretario de Estado con el fascismo a presidente del COI.

Por tres veces fue confirmado en el puesto por la famosa aclamación, en 1989, en 1993 y en 1997, cuando el decano de servicio del COI, entonces el gran duque Jean de Luxemburgo propuso a sus colegas ratificarlo a base de aplausos. Los amigos le tributaron un aplauso atronador. Nada extraño si sepiensa que Samaranch personalmente había elegido a todos los miembros.Horst Dassler le proporcionó las bases financieras para los Juegos Olímpicos con un programa comercial revolucionario: patrocinio de los Juegos Olímpicos desde el COI. Cobró sumas de miles de millones provenientes de patrocinadores y televisiones. Samaranch podía repartir favores y regalar puestos a funcionarios, donar dinero a federaciones de deporte y condecoraciones a políticos; otorgó los Juegos Olímpicos a Barcelona para, de ese modo, reconciliarse con los paisanos catalanes en 1992.

Como escribió Antonio Salvador en Kaos en el 2009, hoy quizá veamos, leamos u oigamos en algunas televisiones, periódicos y radios, "las chaquetillas blancas, las camisas azul mahón, las boinas rojas, tiradas al fondo del armario, sustituidas por impecables trajes de alta costura, permutadas las esencias falangistas por aromas de tortilla campera, vestidas de pana marrón, ensalzando sin sonrojo al ex presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Juan Antonio Samaranch", con motivo de su muerte.

Quienes conocemos bien su historia  y la  hemos sufrido  le decimos a su muerte, como aquellos catalanes en abril de 1977: RIP.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s